Acuerdo de Cambio Climático de París

El 5 de octubre pasado es una fecha histórica para el Planeta respecto a las medidas para enfrentar el cambio climático.
Desde ese día, la ONU dispone de los documentos de ratificación del acuerdo suscritos por 74 estados y/o países, que representan el 58,82% de las emisiones de los gases de efecto invernadero que generan el cambio climático.

La entrada en vigor del Acuerdo de París suponía dos condiciones: que por lo menos 55 estados y/o países lo ratificaran y que incluyeran como mínimo el 55% de las emisiones globales. Estas metas se han logrado en un proceso de tal celeridad que constituye un hecho sin precedentes en los acuerdos internacionales.

A partir de este logro del 5 de octubre lo acordado en la COP 21 establece que, luego de 30 días, el Acuerdo de Cambio Climático de París entra automáticamente en vigencia. Ello significa que el 4 de noviembre es la fecha clave para el inicio de una serie de decisiones y procesos que podrían transformar radicalmente el escenario global respecto al cambio climático.

Un elemento clave es que la entrada en vigencia de los acuerdos de la COP 21, coincidirá con el inicio de la Cumbre del Clima o COP 22, que se realizará en Marruecos, del 7 al 18 de noviembre (http://www.cop22.ma/es), en donde, naturalmente, se podrá viabilizar y agilizar los procesos políticos, normativos e institucionales de estos transcendentales acuerdos.

Principales decisiones

Según la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, UNFCCC, (http://newsroom.unfccc.int/es/noticias/el-historico-acuerdo-de-paris-a-punto-de-entrar-en-vigor/), la vigencia del Acuerdo de París implica:

1.- La entrada en funcionamiento de su órgano de gobierno, la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París (CMA).

 

2.- Los planes nacionales de acción climática o las contribuciones determinadas a nivel nacional (INDC, por sus siglas en inglés), que las Partes presentaron como aporte al Acuerdo de París, se transformarán en contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC); los países podrán revisar estos planes para aumentar su nivel de ambición o al alza, pero nunca podrán revisarlos con objetivos menos ambiciosos.

 

3.- Los gobiernos estarán obligados a tomar medidas para limitar el aumento de la temperatura en este siglo a menos de 2 ºC con respecto a los niveles de la era preindustrial y proseguir los esfuerzos para que ese aumento no supere los 1,5 ºC.

 

4.- A partir del 4 de noviembre se movilizan para 2020 los US$100.000 millones que los países desarrollados han prometido a los países en desarrollo, mediante el Fondo Verde del Clima (http://unfccc.int/portal_espanol/newsletter/items/6806.php); y se deben producir mayores inversiones de inversionistas, bancos y sector privado para lograr la cifra de entre 5 y 7 billones necesarios para la transformación global sobre cambio climático.

 

5.- Concluir la elaboración del reglamento para la implementación del Acuerdo de París, como modelo global para reportar y rendir cuentas de las medidas climáticas; y que establecerá  los requisitos concretos para que los países y otros actores informen de manera abierta y contabilicen sus acciones a favor del clima.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s